La situación creada por el Ayuntamiento de Zaragoza conduce irremediablemente al derribo de Averly

22 junio, 2016

Chimeneas sobre fondo azul
La situación creada por el Ayuntamiento de Zaragoza conduce irremediablemente al derribo de Averly. La plataforma Salvemos Averly felicita a Brial, Averly S.A., PSOE, PP y Ciudadanos por haber conseguido el derribo. “Hoy reconocemos que el patrimonio no ha vencido pero lo hacemos orgullosos por haber dado la batalla desinteresada por el bien común”. “Es posible que Zaragoza tenga lo que se merece”. “En su día desaconsejamos el voto para los partidos que posibilitaran la concesión de la licencia de derribo”.

Con dolor y consternación la plataforma Salvemos Averly constata que, lamentablemente, todo indica que la concesión de la licencia de derribo conduce irremediablemente a la demolición de Averly. Los tribunales podrán en su día resolver los recursos presentados pero, gracias a los votos del PSOE, PP y Ciudadanos, parece que su fallo será ya irrelevante, pues para entonces la factoría habrá dejado de existir. Los tres partidos y las empresas Brial y Averly han conseguido decretar finalmente la destrucción de la factoría. Lo han intentado con tanto ahínco que no queda otra que felicitar a las 5 organizaciones por su éxito conjunto.

La plataforma Salvemos Averly y las organizaciones y personas que la conforman se muestran extremadamente orgullosas de su incesante lucha por la defensa del patrimonio cultural, de un urbanismo sostenible y comprometido y del interés general. Y desean agradecer al resto de entidades y personas que han colaborado en ella de una manera u otra. Aunque pueda parecer extraño, estamos inmensamente felices por haber dado por la comunidad lo mejor de nosotros mismos sin necesidad de contraprestación alguna. Y también estamos felices de haber recibido un aprendizaje imprescindible para conocer el funcionamiento de ciertas esferas de poder. Hemos podido conocer, por ejemplo, hasta qué punto la construcción de la ciudad está sometida a inercias especuladoras en las que participan partidos, técnicos, empresas y medios de comunicación, y hasta qué punto muchos de estos últimos someten todo criterio periodístico a intereses empresariales. Hemos comprobado también la imposibilidad de difundir un mensaje sensible al patrimonio cultural en algunos medios de comunicación cuando existen de por medio interés urbanísticos. El control ha sido férreo y la manipulación, constante.

Nos hubiera gustado que en la votación de hoy Zaragoza en Común y Chunta Aragonesista hubiesen votado contra la concesión de la licencia de derribo. También nos hubiese gustado que algunos políticos con capacidad de incidir en la acción del Gobierno de Aragón se hubiesen movilizado para evitar este resultado. Pero tenemos meridianamente claro que los responsables de la destrucción de Averly son el Partido Popular, el Partido Socialista y Ciudadanos. En este sentido, rechazamos especialmente, por cínicos, los malabares y piruetas realizados por el PSOE y C’s en las votaciones de hoy, que, no obstante su infantilismo y simplicidad, probablemente sean eficaces gracias a la situación en los medios de comunicación antes comentada. Claro que lamentamos la insensibilidad de Brial y Averly, pero condenamos con mayor fuerza que los tres partidos políticos hayan trabajado a favor de los intereses empresariales en vez de defender los intereses municipales. En su mano estaba forzar una negociación con la propiedad en términos convenientes al municipio. No lo han querido así y se ha beneficiado a la empresa. Es posible que Zaragoza tenga lo que se merece.

Referido el anterior estado de cosas, la plataforma Salvemos Averly ha acordado una política de acciones que, en relación con Averly, afecta también a las organizaciones que la forman. Toda vez que se ha decretado el derribo e imposibilitado con ello la salvación de Averly, la plataforma acuerda:

  1. Concentrar la actividad de la misma en la consecución de un Plan Especial para el área de Averly en el que la nueva edificación respete las limitaciones existentes y cumpla escrupulosamente con la más estricta legalidad, haciendo uso para ello de todas las instancias administrativas y judiciales, si fuese necesario. Y:
  2. Encargar la fundición de una campana, que se denominará “campana de Averly”, que servirá para hacer oír la defensa del patrimonio cultural y llevará grabada en su superficie los nombres de todos los concejales de los tres partidos que han condenado Averly a la destrucción.

Así mismo, la plataforma anuncia:

  1. Que en caso de que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón anule la catalogación actual de Averly y acepte el recurso de Apudepa, la plataforma solicitará la asunción de las responsabilidades que correspondan, de todo tipo, y, entre ellas, la satisfacción de indemnizaciones a favor de las instituciones y la sociedad aragonesa por la destrucción de un patrimonio cultural fundamental.

Con carácter instrumental, la plataforma ha tomado las siguientes decisiones:

  1. Preparar una campaña de micromecenazgo para financiar los objetivos anteriormente reseñados.
  2. Confiar plenamente en los equipos jurídicos las decisiones sobre la llevanza de los diversos procesos abiertos. Y:
  3.  Informar sobre los avances de todo ello a través de las redes sociales y de los canales propios. A este respecto, ante lo que consideramos malas prácticas, la Plataforma no atenderá a los medios de comunicación, salvo en aquellos casos en los que pueda intervenir en directo. Solicitamos disculpas a los medios de comunicación que informan libremente y rogamos que, si lo consideran, se hagan eco de la información suministrada en los propios canales.

Asimismo, con anterioridad a la votación la plataforma desaconsejó el voto para aquellos partidos que votaran en contra de impedir el derribo de Averly. Consejo que, coherentemente con lo anunciado, mantenemos.

Desde la más limpia conciencia, la Plataforma rinde tributo a todas las personas que han hecho lo posible por defender Averly de las garras destructoras de la especulación y la estulticia.

Con gran pesar por la destrucción de Averly, pero con gran alegría por la labor realizada.

Autor: Plataforma Salvemos Averly