Editorial – mayo 2016

18 mayo, 2016

El mes de las flores ha comenzado con la quiebra de Puerto Rico y el golpe blando de Brasil. La quiebra de Puerto Rico, nos indica la extraña relación colonialista entre Puerto Rico y los Estados Unidos de América, donde EE.UU. prefiere que Puerto Rico sea independiente o se integre como estado, al status quo actual como Estado Libre Asociado.

El golpe blando en Brasil contra Dilma Rousseff y el PT, que durante 180 días le retira la presidencia por la votación del senado brasileño para que se la investigue por corrupción, evidencia que la derecha brasileña busca ganar fuera de las urnas, lo que éstas no le han dado y poner un gobierno afín al neoliberalismo y que no este empeñado en eliminar la pobreza, aunque haya tenido fallos como los fastos del mundial de fútbol y de los juegos de este año, mientras seguían las revueltas en los barrios pobres de las grandes urbes.

Las nuevas elecciones a las dos cámaras del parlamento español del próximo 26 de junio, van a ser las primeras elecciones en las cuáles no va haber ninguna candidatura con un perfil aragonesista nítido, ya sea de izquierdas, de centro o de derechas.

Nuestro país, Aragón, en lugar de ir hacia adelante y abandonar las posturas complacientes que ha defendido siempre el aragonesismo político mayoritario, ya sea el PSA, el PAR o CHA según la época, hacia unas posturas más cercanas a las demandas de la gente de cambio político y social integral de las instituciones, por no hablar de la situación precaria de nuestras dos lenguas propias, aragonés y catalán de Aragón.